Si hay algo que nos caracteriza a las personas calladas es que somos muy observadoras. Observamos el mundo y a las personas y tomamos nota mental de lo que ocurre. En mi aspecto como escritora, me es francamente útil para construir mis personajes y las historias que cuentan.

Pero hoy no quiero hablaros de escritura, sino de formación.

Formación + Acción = Formacción

Como te contaba, veo a diario cientos de personas que se afanan por realizar “el último curso”, “el curso que me va a sacar de la ruina”, “lo mejor del gurú más vendido”… y podría seguir… hasta el infinito y más allá. Personas que se limitan a hacer curso tras curso, pensando que la olla de oro se esconde tras el último.

Y lo único que hacen es gastar ingentes cantidades de dinero, a veces incluso escandalosas en cursos que no les aportan nada.

¿Por qué un curso no te aporta nada?

Y cuidado, que yo tengo cursos online.

Un curso no te aporta nada si te limitas a realizarlo pero no lo practicas.

Ahí está el quid de la cuestión. Lo que le pasa a la mayoría de la gente que van saltando de formación en formación esperando que “la siguiente” sea la definitiva, y pensando que por obra milagrosa al hacer el curso ya se van a convertir en la persona que se lo da.

Por eso, un curso que no pongas en práctica, que no apliques los conocimientos necesarios, será como si fueras a la papelera y tirases el dinero. Y perdona que te lo diga, pero esto es tu responsabilidad.

No me cuentes que no tienes tiempo de poner en práctica… entonces, ¿para qué haces el curso?

Muchas personas realizan cursos carísimos de marketing por ejemplo cuando realmente ya saben qué tienen que hacer. Que es invertir en un buen equipo que te haga las cosas y en publicidad. Porque esa es otra… un emprendedor NO PUEDE NI DEBE hacer todo por sí mismo, ni saber de todo. Imagínate que eres terapeuta y en lugar de hacer terapias tienes que dedicar todos los días dos o tres horas a las redes sociales y al marketing… sin tener ni idea.

No digo que no lo hagas, digo que te formes en algo sencillo y lo apliques. Que si te apura hacerlo tú, hay muchos freelancers que están especializados en lo que sea que tu no puedes estudiar en dos meses. Y que tienen experiencia.

Pero lo más importante es que hagas el curso que hagas, lo pongas en práctica. No te lances a por el siguiente olvidándote del primero.

El camino natural de un humano es aprender algo y luego asimilarlo. Después practicarlo y automatizarlo. Si sólo estás en la primera fase, al final no vas a saber de nada, porque no te ha dado tiempo de asimilarlo y gastarás mucho dinero en diferentes cursos que, al final, te cuenten lo mismo.

Por eso el título de este post: FORM-ACCIÓN

Fórmate, pero ponte a la acción. Aplica todos tus conocimientos, los que a tí te vengan bien. No es necesario que hagas al pie de la letra algo que a tu negocio no le va. Pero no saltes de curso a curso, porque tendrás una insatisfacción hacia los formadores, hacia la educación en general, y todos te parecerán vende humos. Porque… ellos te cuentan, o nosotros, te contamos que tal técnica o tal otra funciona, porque a nosotros nos ha funcionado. Y quizá, al realizar el curso pensaste que sólo por el hecho de hacerlo ya te iba a funcionar.

Nada funciona si no lo trabajas un tiempo.

Esa es la cruda realidad. Ni las redes sociales, ni la escritura ni la pintura… si no entrenas tus destrezas nada lo hará. ¿O es que la primera vez que fuiste en patines ya dabas vueltas como una patinadora profesional? Pues la vida funciona así. Nadie somos genios ni tenemos una varita mágica con la que asimilar de un plumazo todo lo que puedas estudiar. Es trabajo, no duro, sino constante, y sobre todo, disfrutar de ello.

Mi consejo como persona que lleva cierto tiempo sobre la tierra 😉 es que te formes SIEMPRE, (ni sé la cantidad de cursos que yo he hecho), pero que lo practiques, que vayas poco a poco, introduciendo los cambios que a ti te vengan bien en tu vida,

No te paralices ni te obsesiones con el último curso de turno. Piensa que los marketers sabemos cómo venderte y cómo crearte la necesidad de comprar nuestros cursos, y que seguro que te van a aportar algo muy valioso, pero sólo si lo pones en práctica.

Mucho ánimo y a realizar FORMACCIÓN

¿Te gusta el blog? ¡Suscríbete!